Noche de Reyes

Este es el texto que hemos comentado en clase. Lo dejo aquí para algún despistado que se lo haya perdido. Me sigue pareciendo genial:

“Los Reyes son los padres”, le habían dicho en el cole. “Los Reyes son los padres”; las palabras resonaban en su mente mientras, acostado y con la luz apagada, esperaba a oír los ronquidos en la habitación contigua. “La noche de Reyes te quedas despierto y cuando tus padres ya duerman les registras la casa, y ya verás cómo encuentras juguetes escondidos…”.

Por fin los oyó. Esperó un rato más, que cogieran bien el sueño, y luego se levantó y salió de su cuarto. Anduvo descalzo y sin encender la luz, pues sus padres dormían con la puerta abierta: conocía bien la casa, y una vez se le acostumbró la vista no le costó guiarse en la semipenumbra. El único sitio donde podían haber escondido juguetes era el armario trastero; no entendía cómo no se le había ocurrido nunca antes, era tan obvio. Quizá por eso, porque era demasiado obvio.

Y, en efecto, allí estaban, envueltos en papel de colores. Aunque no podía ver cómo eran, distinguía sus formas y tamaños, y al tocarlos percibía sus texturas: esto es un pijama, esto es un Gi Joe, esto es un patinete…

Los Reyes son los padres. Volvió a meter los juguetes en el armario, entró en la cocina, agarró un cuchillo de trinchar y se dirigió al dormitorio de donde salían los ronquidos.

El policía, tembloroso, apenas pudo balbucir: “¿Por qué?”.

– No me trajeron la Playstation.

Anuncios

2 comentarios en “Noche de Reyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s