Ahora que ya os estáis yendo

Puede que desde los pupitres de las aulas suene un poco lejano o estúpido esto que voy a decir, pero desde ya, justo antes de empezar el mes de mayo, siento que os estoy perdiendo. No es que nunca os haya tenido, lo sé, pero a veces, en algunas clases, se produce una atención especial ante algo que estamos leyendo, un argumento que os sintetizo, un comentario interesante por parte de alguien de la clase…, a veces, es sólo una mirada con una pizca o una carga grande de inquietud, otras una sonrisa cómplice que casi se os escapa… En esos instantes, sé que esto merece la pena. Por encima de los berrinches, del creciente desinterés, de las horas echadas en balde  preparando algo que luego en clase no funciona, por encima de las faltas de asistencia (que a veces el profesor un poco más sensible de la cuenta puede tomar como un desprecio), por encima de todo, insisto, sé que merece la pena este intento de conectar con vosotros, (aunque no sea más que un instante) y soñar, con un idealismo cercano al del Quijote, con que alguna vez penséis que os ha servido para algo. Por eso, aún no os habéis ido y ya os echo de menos ante la pereza de empezar cada año de nuevo y trabajar muy duro y muy despacio para ir consiguiendo adeptos (aun a sabiendas de que, como decía Lorca, la poesía “no quiere adeptos, quiere amantes”).

Pero asumo, ¿cómo no? la primavera que se está haciendo fuerte, y con ella la presión de los últimos exámenes, de las últimas clases en las que todo se recibe ya como sin fe; asumo que estamos terminando el curso y veo que ya me empiezo a despedir, otra vez más, de vosotros, que nunca antes os habíais ido. Suerte con los exámenes

Anuncios

7 comentarios en “Ahora que ya os estáis yendo

  1. Nos vamos, es cierto…
    Yo también siento esa sensación atenazándome el cuello, ahciéndome sentir cercana la Selectividad y ese futuro incierto que no sé adónde me llevará…
    Es cierto que en la clase se respira ese aire de adiós, pero tengo que decirte que has conseguido tu proósito, al menos con algunos.
    A mí siempre me ha gustado la Litearatura, pero tu me la has hecho más cercana, me la has mostrado más viva, más real…. y eso es un mérito enorme.
    Aumque haya que despedirse, no podré olvidar las clases de Lengua de este año 8que a tan desafortunadas horas estaban xD)

    un beso desde la primera fila de esta amante de Lorca y de las palabras.

  2. eso me a llegado, yo creo que nosotros tambien hecharemos de menos a una profesora como usted con autentica vocación por enseñar y que al menos a mi me ha hecho amar, aun mas si cabe, la poesia. Muchas gracias belen

  3. Es la primera vez que visito el blog desde que dejé el instituto, no lo miraba mucho entonces y tampoco lo hago ahora. Hace poco, Belén, tuve un encuentro amoroso, azul, un rayo que no cesa, con la poesía, en Sevilla (homenajeando a aquellos que fueron a homenajear).

    Resulta difícil, a tan temprana edad, comprender lo que significan los instantes fugaces, las personas, las conexiones que puedan fraguarse en un momento o en una eternidad. Ahora que, desde la lejanía, contemplo el fenómeno en toda su magnitud, debo darte las gracias por tu pasión por inculcarnos este amor a la poesía, amor que creo decir, he encontrado y guardado y que empiezo, a mis 20 años, a descubrir y desmenuzar, saboreándola como un terrón de azúcar deshaciéndose en la boca. Echo de menos aquellas charlas, aquellas confianzas y aquel afecto que manteníamos, desde las aulas, y que no supe apreciar ni calibrar. Daría lo que fuera por volver, el eterno retorno, y poder valorar lo que “tuve” y corresponderte con la misma devoción que nos profesaste.

    Como Lorca, yo también tengo mis “dramones”, y ahora que empiezo a leer, con tono azulado, el desplegado libro de la luz -y dejo de ser un centro sin luz- me encantaría formar parte de todos los proyectos y quedadas que organices o en las cuales estés dispuesta a invitar a un antiguo alumno, para poder devolverte, de alguna tímida y humilde manera, el favor que nos hiciste.

    Cuídate.

  4. Aunque no sea del año que escribió la entrada, para 2010/2011 yo me siento identificada. Salvando alguna clase que se ha hecho larga, la mayoría ha hecho despertar mi interés tanto por la literatura como por los cuadros que nos enseñaba cada vez que empezaba un nuevo tema. Sólo Belén podía hacer que tuviera ganas de leer un libro como “Cinco horas con Mario”, además de levantar la mano para preguntar cosas en medio de clase, de verdad, era muy difícil. Muchas gracias 🙂

  5. Igual esto ya ha dejado de apenarte y ya hayas encontrado algún consuelo para cada despedida. O puede que este año no sientas este sentimiento con las clases que tienes…

    Pero no podía resistir la tentación de comentarte. Surfeando por la página, buscando algún auxilio para el examen de mañana, miré por casualidad este texto y poco me faltó para que mi poca hombría se esfumara del todo y me pusiera a llorar de la emoción. No me podía ni imaginar el amor que le tienes a la enseñanza. Me parece absolutamente increíble.

    Pocas personas tienen la suerte de encontrar una profesora como tú. (Un volcán de hiperactividad) No dudo de que si todos los profesores se parecieran un poco a ti, habría muchos menos problemas con gente que deja de estudiar.

    Y en representación de todos los alumnos a los que has dado clase, te niego esa despedida, pues siempre dejas algo en cada uno de nosotros.

    Muchas gracias por cada clase. (aunque a veces parezca que no estoy en ella.)

    1. Eres un encanto, Josemi. Muchas gracias por tus palabras, tan atentas y confortadoras. Y por supuesto que me sigue apenando que os vayáis. Cada año, llegados a este momento del curso, es inevitable sentirse conmovido y con sentimientos encontrados porque, por una parte te apetece volcarte con cada promoción que sale, ayudarlos con un último empujón a que tomen vuelo, pero por otra parte, no deja de estar presente un sentimiento de pérdida y despedida que empaña estos días. Nosotros os acompañamos, compartimos hasta donde podemos triunfos y fracasos y disfrutamos del maravillosos encuentro intergeneracional, intercultural que se produce en las aulas, pero luego, como aves migratorias que no retornan, os marcháis, y es ley de vida, pero nosotros nos quedamos un poco huérfanos y tratamos de volver a ilusionarnos con cada nueva promoción que, también por injusta ley de vida, cada año está más lejos de nosostros. Así que, gracias otra vez, gracias por hacerme un hueco, por permitir que me haya colado un poco en tus años de formación. un abrazo fuerte ¡y mucha suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s