Hablando de lecturas…

Aunque sé que a la mayoría de mis alumnos no os gusta leer, también sé que entre vosotros tengo grandes lectores. Y así, he llegado a la conclusión de que en lugar de rasgarme las vestiduras por los que no leen, debo felicitarme y felicitar a los que sí lo hacen. Sobre todo porque sólo los adictos a la lectura saben hasta qué punto puede ser algo adictivo, complementario, necesario, embriagador… Los demás (y es una pena) pueden seguir creyendo que leer es un castigo, una imposición, una penitencia de la que esperan librarse en cuanto dejen el instituto. Me apena un poco no ser capaz de convencerlos, pero…

Hay muchos escritores que han reflexionado sobre la lectura. Me gusta Flaubert, para quién “la única forma de soportar la existencia es aturdirse en la literatura como en una orgía perpetua”. Incluso hasta puede que exagerara cuando aconsejaba “lee para vivir“. Pero lo cierto es que en el fondo lo subrayo. La lectura y la escritura se ofrecen como un cobijo ante el vértigo absurdo de la existencia. Daniel Pennac también lo sabe: “el hombre construye casas porque está vivo, pero escribe libros porque se sabe mortal”. Pero no era mi intención ponerme trascendente y pesada, sino invitar una vez más a la lectura. Todos pasamos por alguna racha en la que determinados libros se nos caen de las manos. Yo estoy convencida de que en esos casos es mejor dejarlo y buscar otro momento para ese libro y otro libro para ese momento. Creo que Borges también pensaba así: ”Un libro es una cosa entre las cosas, un volumen perdido entre los volúmenes que pueblan el indiferente universo; hasta que da con su lector, con el hombre destinado a sus símbolos.” Y él sabía mucho de lecturas, tanto que afirmaba: “que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mi me enorgullecen las que he leído”. Por eso creo que, a pesar de que determinadas lecturas nos aburran o agobien, hay que seguir insistiendo hasta ir perfilando los autores y géneros que más nos satisfagan.

Bueno, pues voy a empezar un listado de novelas que creo que son muy interesantes. Vosotros, a través de comentarios, podéis ampliar la lista y dejar vuestras preferencias. Así una lectura puede ayudar a otra persona en uno de esos momentos en los que no sabemos qué leer.

Aquí empiezan las recomendaciones (si tengo tiempo iré explicando por qué me parecen recomendables):

Entre visillos “, de Carmen Martín Gaite,

Señas de identidad”, de Juan Goytisolo,

La Regenta”, aunque se escribiera en el XIX, no le tengáis miedo,

“Trilogía de Nueva York”, de Paul Auster…

Anuncios

Un comentario en “Hablando de lecturas…

  1. Después de tomar nota de las tuyas, estas son mis lecturas recomendadas:
    – El cuento de nunca acabar, Carmen Martín Gaite
    – La sonrisa etrusca, José Luís Sampedro
    – Ventanas de Manhattan; Ardor guerrero, Antonio Muñoz Molina
    – El lenguaje de las fuentes, Gustavo Martín Garzo
    – Los gozos y las sombras, Gonzalo Torrente Ballester
    – El embrujo de Shanghai, Juan Marsé

    Felipe Benítez Reyes, allá por el año 1997, escribió para el diario El País un artículo estupendo sobre los libros memorables. Hablaba sobre la dificultad de recordar, con total exactitud y pasado un tiempo, las razones que hicieron que le adjudicáramos a una obra ese adjetivo. Lejos de considerarlo como algo triste o preocupante (esos “principios de Alzheimer” tan nombrados…), comentaba que podía llegar a convertirse en una gran ventaja porque se puede volver a ser feliz releyéndolos. Extraigo un fragmento:
    “Los libros memorables son libros que afortunadamente se olvidan, de modo que siempre podemos volver a ellos como quien llega por vez primera a una ciudad de la que sólo ha visto algunas tarjetas postales: con una vaga sensación de familiaridad, con una nítida sensación de sorpresa. De los libros nos queda lo que nos queda en los dedos cuando atrapamos una mariposa. Los libros leídos se recuerdan como se recuerdan los cuerpos amados o el frescor de las aguas del mar: con la impresión de haber sido dueños de un espejismo que se manifestó en el pasado”.

    P.D.: Sospecho que has leído las obras que menciono, me dejo a autores muy buenos como Umbral y otros. Hoy no me detengo a contestar la habitual segunda parte de la pregunta: justificar la respuesta. Comentamos esas vagas sensaciones cuando quieras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s