6.3.0. La década del 60 en la novela: la renovación

A principios del siglo XX, escritores como James Joyce o Marcel Proust, entre otros, hicieron una profunda renovación formal de la novela europea. Esta renovación afecta al punto de vista desde el que se cuenta la novela, pues en contraste con el narrador tradicional, el narrador contemporáneo está limitado y deja que los personajes presenten ellos mismo la acción, tal como la perciben desde su personal punto de vista. También en lo relativo a los personajes: frente al héroe tradicional, esta novela prefiere el grupo humano, o el personaje anónimo, e incluso la ausencia de protagonista. En cuanto al argumento, no interesa contar una historia, ni narrar sucesos o hacer descripciones, no hay argumento a la manera clásica con principio, nudo y desenlace. El tiempo y el espacio, también sufren modificaciones, la trama no sigue un orden cronológico, se funde el presente y el pasado en un tiempo único, o bien hay un tiempo circular, en el que es indiferente el orden de lectura. El espacio se limita y puede llegar a reducirse a un espacio interior como la mente del protagonista.

Por razones básicamente históricas (guerra civil, franquismo) esta renovación no llega a España (salvo unas cuantas excepciones) hasta bien entrada la década de los 60.

Con Tiempo de silencio de Luis Martín Santos (1962) se cierra, de alguna manera, el ciclo de la novela social y se inicia esa renovación de la que hemos hablado antes. En este afán renovador participan novelistas de la primera generación de posguerra como Camilo José Cela: San Camilo (1936), Mazorca para dos muertos, Miguel Delibes: Cinco horas con Mario (1966), Torrente Ballester: La isla de los jacintos cortados, como otros más jóvenes, Juan Benet: Volverás a Región, Juan Goytisolo: Reivindicación del conde don Julián.

Estos novelistas reconocen el agotamiento de la novela social y buscan nuevas formas narrativas con nuevos enfoques y una mayor atención a la lengua literaria.

Pero ¿cuál es el ambiente cultural de España en estos años? La cultura oficial manejaba unos nombres, siempre los mismos, que se repetían en las aulas, en los NODOS, en los periódicos… Alguno de vosotros me ha hablado del caso de Menéndez Pidal.Échale un vistazo a este vídeo para que te hagas una idea del entorno:

También creo que os puede interesar seguir el hilo de algunos creadores de los que hablamos en temas anteriores ¿recordáis a Buñuel, el director de cine tan cercano al grupo poético del 27? Creo que sería interesante revisar este vídeo:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s